Archivado en July, 2012

Saturday, July 28th, 2012

El alfabeto de la Naturaleza, según Thomas Mann

Tuesday, July 17th, 2012

El dibujo que más preocupaba a Jonathan se encontraba grabado en rojo oscuro, sobre el fondo blanco de la concha de un molusco de Nueva Caledonia, de mediano tamaño. Los caracteres, como trazados con pincel, formaban un ornamento lineal en las proximidades del borde, pero en la mayor parte de la abovedada superficie ofrecían la cuidadosa complicación que es propio de ciertos signos alfabéticos, y me recordaban, con acusada semejanza, los perfiles del viejo alfabeto arameo.

“Ha quedado demostrado -nos decía – la imposibilidad de descubrir el sentido de estos signos. Así es por desgracia, hijos míos, Escapan estos signos a nuestra comprensión y así será siempre, por muy sensibleque ello sea. Digo que escapan para indicar que no se revelan y nada más. Nadie me hará creer, en efecto, que estos signos, de los cuales no poseemos la clave, los ha grabado la naturaleza en esta venera con un propósito exclusivamente ornamental. Signo y significado han seguido siempre una marcha paralela, y los viejos manuscritos eran, a la vez obras de arte y medios de comunicación. Que nadie me diga que esos signos no contienen un mensaje. Si a él nos está vedado el acceso, el placer de recrearse en esta contradicción tiene también su encanto.”

¿Cómo no se le ocurría a Jonathan pensar que si, en efecto, se hubiese tratado de un alfabeto misterioso, ello había significado que la naturaleza disponía de una lengua propia, nacida de su seno? De otro modo ¿Cuál de las lenguas de humana invención hubiese debido elegir para expresarse? Ya entonces, en mi mocedad, me daba clara cuenta de que la naturaleza extrahumana es analfabeta por esencia, y era por consiguiente muy viva la desconfianza que me inspiraba.

Leverkühn padre era, sin duda, un especulador y un adivino, y ya he tenido ocasión de decir que su tendencia a la investigación… se inclinaba siempre hacia una orientación intuitiva, semimística, inseparable por otra parte, me parece a mí, del pensamiento humano cuando éste se siente atraído por las cosas de la Naturaleza. Ya de por sí, la atrevida empresa de investigar lo natural, de suscitar sus fenómenos, de tentar la naturaleza con experimentos que pone al descubierto sus modos de hacer, todo esto era, en tiempos pretéritos, considerado como cosa de hechicería y obra misma del “Tentador”

Doktor Fausto

Thomas Mann

El Vaticano

Saturday, July 14th, 2012

El Vaticano. Un pequeño Estado de 40 hectáreas gobernado por hombres ya ancianos cuya teórica función es administrar los asuntos de Dios en la Tierra.

A Julio Verne

Thursday, July 5th, 2012

Homenaje a Julio Verne, Vigo, España

Homenaje a Julio Verne, Vigo, España

Gracias Don Julio por los hermosos momentos que pasé en mi niñez y adolescencia leyendo tus mundos de fantasía. Gracias por alimentar mi imaginación; conocer nuevos mundos, reales y ficticios. Descubrir, mediante la lectura, historia, geografía, ciencias. Vivir la aventura del espíritu. Templar mis creencias. Mantener los ideales. Hacer un culto de la amistad. Y sobre todo, al igual que otros escritores, ayudarme a pensar.

EN EL CAFÉ DE LA JUVENTUD PERDIDA – Patrick Modiano

Wednesday, July 4th, 2012

  • Siempre he creído que hay lugares que son imanes y te atraen si pasas por las inmediaciones. Y eso de forma imperceptible, sin que te lo malicies siquiera. Basta con una calle en cuesta, con una acera al sol, o con una acera a la sombra. O con un chaparrón. Y te llevan a ese lugar, al punto preciso en el que debías encallar. Me parece que Le Condé, por el sitio en que estaba, tenía ese poder magnético y que, si hiciéramos un cálculo de probabilidades, el resultado lo confirmaría: en un perímetro bastante amplio, era inevitable derivar hacia él.
  • Vivimos a merced de ciertos silencios.
  • Con el paso de los años, muchas personas y muchas cosas acaban por parecernos tan cómicas e irrisorias que las miramos con ojos de niño.
  • Lo primero es fijar del modo más exacto posible los itinerarios de las personas, para entenderlas mejor.
  • En esa vida que, a veces, nos parece como un gran solar sin postes indicadores, en medio de todas las líneas de fuga y de los horizontes perdidos, nos gustaría dar con puntos de referencia, hacer algo así como un catastro para no tener ya esa impresión de navegar a la aventura. Y entonces creamos vínculos, intentamos que sean más estables los encuentros azarosos.