Borges y la ciencia

Es notable como un escritor puede percibir los adelantos de la ciencia mucho antes que los científicos encuentren la respuesta. Arthur Clark  (2001, Odisea del espacio) comentaba que la ciencia ficción es la ciencia del mañana. En el caso de Borges en muchas de sus obras se adelanta a los enunciados de la ciencia mediante la metafísica. Por ejemplo, en 1941 escribe un cuento policial (según él) titulado “El jardín de los senderos que se bifurcan” donde plantea la existencia de universos paralelos.

En 1980, Carl Sagan en la edición española del libro “Cosmo” hace, aproximadamente cuarenta años después, el mismo planteo desde la ciencia.

Veamos:

...la frase varios porvenires (no a todos) me sugirió la imagen de la bifurcación en el tiempo, no en el espacio. La re lectura general de la obra confirmó esa teoría. En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts’ui Pên, opta -simultáneamente- por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también proliferan y se bifurcan. De ahí las contradicciones de la novela. Fang,digamos tiene un secreto; un desconocido llama a su puerta; Fang resuelve matarlo. Naturalmente hay varios desenlaces posibles. Fang puede matar al intruso, ambos pueden salvarse, ambos pueden morir,etc. En las obras de Ts’ ui Pên, todos los desenlaces ocurren; cada uno es el punto de partida de otras bifurcaciones. Alguna vez los senderos de ese laberinto convergen: por ejemplo,Ud. llega a esta casa, pero en uno de los pasados posibles Ud. es mi enemigo, en otro mi amigo…

EL JARDÍN DE LOS SENDEROS QUE SE BIFURCAN
JORGE LUIS BORGES

Podemos volver al pasado y cambiarlo? Podemos lograr que los hechos se desarrollen de modo distinto a lo que dicen los libros de historia? Nos estamos desplazando continuamente hacia el futuro a una velocidad de un día por día. Con naves espaciales relativistas podríamos ir hacia el futuro a mayor velocidad. Pero muchos físicos creen que un viaje al pasado es imposible. Según ellos, aunque dispusiéramos de un aparato capaz de ir atrás en el tiempo no podríamos hacer nada importante. Si alguien viaja al pasado e impide que sus padres se casen, evitará haber nacido, lo cual es en cierto modo una contradicción, porque es evidente que este alguien existe…

Pero otro físicos proponen la posible coexistencia, una al lado de la otra, de dos historias alternativas, dos realidades igualmente válidas: la que uno conoce y otra en la que uno no ha nacido nunca. Quizás el tiempo tiene muchas dimensiones potenciales, aunque estemos condenados a experimentar sólo una de ellas. Supongamos que pudiéramos ir al pasado y cambiarlo, persuadiendo por ejemplo a la reina Isabel para que no diera su apoyo a Cristóbal Colón.

Esto equivale a poner en marcha un secuencia diferente de acontecimientos históricos, que quienes hemos abandonado en nuestra línea temporal no llegarán a conocer nunca. Si fuese posible este tipo de viaje temporal podría existir en cierto modo cualquier historia alternativa imaginable.

La historia es en su mayor parte un haz complejo de hilos profundamente entretejidos, fuerzas sociales, culturales y económicas difíciles de desenredar. Los acontecimientos pequeños, impredecibles y casuales que en número incontable van fluyendo continuamente, no tienen a menudo consecuencia de largo alcance. Pero algunos acontecimientos, los que tienen lugar en intersecciones críticas o puntos de ramificación, pueden cambiar el aspecto de la historia. Puede haber casos en los que resulté posible provocar cambios profundos mediante ajustes relativamente triviales. Cuanto más lejos esté situado en el pasado este acontecimiento más poderosa podrá ser su influencia: porque el brazo de la palanca del tiempo se hace más largó.

COSMOS
Carl Sagan


Deje un comentario