El Libro

¡Oh Emir de los Creyentes! Cuando nuestra alma no quiere alegrarse ni con la belleza del cielo, ni con los jardines, ni la dulzura de la brisa, ni con la contemplación de las flores, ya no queda más que un remedio, y es el libro. Porque, ¡oh Emir de los Creyentes!, un armario de libros es el más hermoso de los jardines. ¡Y un paseo por sus estantes es el más dulce y más encantador de los paseos! ¡Levántate, pues, y vamos a buscar un libro al azar en los armarios de los libros! Y Harún contestó: Verdad dices, ¡oh Giafar!, pués ése es el mejor remedio para el fastidio.

Historia del Libro Mágico
Las mil noches y una nocheBiblioteca

Deje un comentario