De los consejos que dió don Quijote a Sancho Panza

Si alguna mujer hermosa veniere a pedirte justicia, quita los ojos de sus lágrimas y tus oídos de sus gemidos, y considera de espacio la sustancia de lo que pide, si no quieres que se anegue tu razón en su llanto y tu bondad en sus suspiros.

Capítulo XLII
Don Quijote de la Mancha
Miguel de Cervantes

 

Quijote y Sancho

Deje un comentario