Sin bendición eclesiatica

…porque el alma humana es algo muy solitario y, cuando se apresta a marcharse, se oculta a sí misma en una tierra fronteriza cubierta de bruma, a la que los vivos no pueden seguirla.

Sin bendición eclesiástica
Rudyard Kipling

Deje un comentario